Eucalipto, el aliado para tu respiración

Eucalipto, el aliado para tu respiración

El eucalipto, es un árbol que posee unas hojas perfumadas con propiedades medicinales, que generalmente son utilizadas para curar las vías respiratorias, pero no solo eso. De las hojas de eucalipto se extrae el aceite que es utilizado para el tratamiento de muchas enfermedades principalmente de origen respiratorio,

 

Principales propiedades del eucalipto

El uso del eucalipto como planta medicinal es relativamente reciente, ya que data del siglo XVIII. Principalmente, está recomendado para aquellas enfermedades que afectan a las vías respiratorias como son, entre otras, la gripeel asma o los catarros.

Para las aplicaciones medicinales que posee este árbol, se utilizan, sobre todo, las hojas de la especie globulus, por poseer tres importantes propiedades: son antiinflamatorias, antimicrobianas y expectorantes.

Respecto a su capacidad antimicrobiana, con su uso se consigue acabar con aquellos microorganismos –principalmente microbios y bacterias– que son los causantes de procesos infecciosos en las vías respiratorias como son la bronquitis, la sinusitis, la traqueítis y los constipados.

Por último, sus propiedades expectorantes proceden de las hojas del eucalipto. Son muy olorosas y ricas en un aceite esencial cuyo principal componente es el eucaliptol. Dicho componente es un potente mucolítico que fluidifica las secreciones pulmonares y favorece la expulsión de las mismas. A su vez, es antitusivo y un inhibidor de la irritación bronquial, por lo que se recomienda su aplicación en enfermedades tales como la bronquitis aguda y crónica.

Otra de las propiedades menos conocidas del eucalipto es la de ser hipoglucemiante, esto es, reduce los niveles de azúcar en sangre, por lo que, en ocasiones y bajo control médico, se utiliza como coadyuvante en el tratamiento antidiabético.

El eucalipto posee innumerables propiedades para el cuerpo y mente, lo que nos brinda un bienestar integral. Podemos utilizar sus diversos usos medicinales y también estéticos según sus distintas presentaciones. Aprenda a aprovechar todas sus virtudes en esta nota.

El doctor Hugo Golberg, vicepresidente de la Asociación Argentina de Fitomedicina, explica que por las propiedades balsámicas y sudoríferas de sus hojas, el eucalipto ha sido llamado el “árbol contra la fiebre”: “Está indicado en todas las afecciones de las vías respiratorias: gripe, catarro, tos, bronquitis, asma, etc., Y subraya: “Se utilizan exclusivamente las hojas, de donde se extrae el eucaliptol (aceite esencial)”.

Cuáles son todos sus beneficios como mucolítico-antitusivo?

Combate la tos: El té de eucalipto (3 cucharaditas de hojas en 1/4 litro de agua) reduce la formación de mucus en los bronquios y hace más fluidas las secreciones. Además, ayuda a combatir la tos y los estados febriles, por sus propiedades balsámicas y estimulantes.

Es estimulante: Es broncodilatador (dilata y relaja los bronquios para permitir el correcto flujo de aire)

Expectorante: El aceite diluido en uso interno o en vahos, posee propiedad expectorante (elimina el exceso de mucus de las vías respiratorias), y alivia afecciones de garganta y laringe; además de ser un antiséptico de las vías respiratorias. En esta modalidad, se puede combinar también con tilo y manzanilla.

Para diabéticos: Sus hojas en infusión ayudan a reducir el azúcar en la sangre. Se recomienda utilizarlo sin excesos, no más de una taza de infusión al día.

 

¿Cómo hacer las preparaciones con Eucalipto?

Infusiones: La infusión se prepara con10 gramos de hojas secas por litro de agua. Indicación: Para afecciones de las vías respiratorias y urinarias, se deben beber tres o cuatro tazas de infusión por día.

Baños de vapor: Se preparan con20 gramos de hojas secas por litro de agua. Así, se puede realizar un excelente baño de vapor para pecho y cabeza. ¿De qué manera? En un recipiente con agua hirviendo, se echan las hojas de eucalipto, y luego -con el pecho desnudo-, el enfermo pone la cara sobre el recipiente para aspirar el vapor. Indicación: Se debe realizar un baño de vapor al día para descongestionar el aparato respiratorio.

Gárgaras y lavados nasales: La misma proporción empleada en los baños de vapor (20 gramos por litro) sirve para gárgaras en caso de afecciones de garganta. También para lavados nasales en caso de resfríos. Indicación: Gárgaras tres veces al día. Lavados nasales con perilla de goma: dos veces al día.

Para hacer inhalaciones: Se vierten sobre un litro de agua hirviendo,20 gramos de hojas, que pueden ser sustituidas por 20 ml de extracto fluido.

Para la gripe: Se preparan40 gramos de hojas secas en un litro de agua hirviendo, se filtra y se endulza con miel de abejas. Beber tres o cuatro veces al día.

 

 

About the Author

free vector